Ante la falta de gol y las escasas ocasiones creadas por el equipo en los últimos partidos, Frank Rijkaard admitió la necesidad de contar con Lionel Messi en el encuentro de hoy contra el Liverpool por la Copa de Campeones, para obtener mayor capacidad de desborde, una virtud que hará falta para superar a la nutrida defensa de los reds.

Si bien se mantuvo dubitativo sobre la presencia de Samuel Eto’o ya no sólo en el equipo sino en la convocatoria (“tengo que hablar antes con él”, dijo), fue más claro al abordar el caso de Lionel Messi. “Le echamos de menos”, reconoció en la rueda de prensa previa al encuentro, efectuada antes del último entrenamiento. “Lionel mejró mucho físicamente en las últimas semanas y está para participar. Va a aportar cosas que el equipo necesita”, agregó.

Inicialmente, Rijkaard quiso resguardar a Lionel para dejarlo como el salvador del equipo teniendo en cuenta que sólo tiene 19 años: “No quiero ponerle demasiada presión al jugador”, aseguró aunque entiende que Messi no es ese tipo de jugadores temerosos de las grandes citas, tal y como demostró en Londres o en Bremen: “Entra al campo y lo único que quiere es jugar.Tiene mucho talento”, agregó luego Rijkaard,en declaraciones que publica el diario Sport.

Consciente de que Messi crece en este tipo de encuentros,el técnico también celebró la vuelta del argentino al grupo. “Es normal que haya satisfacción por su vuelta”, dijo.

Por lo que se refiere a la participación de Samuel Eto’o, aseguró esperar al último entrenamiento para conocer el estado del camerunés. Sin embargo, indicó que en los últimos días lo había visto “anímicamente muy bien. Lo veo mejorando día a día. Es una buena noticia”.

El técnico negó que la decisión de retrasar a José Edmílson a la posición de central haya sido para preparar el marcaje a Petr Crouch, jugador de mucha altura,. “Nunca dije que pensaba en Edmílson para controlarlo. Crouch es un jugador importante pero hay más en el Liverpool”, dijo.

Y elogió a los reds porque “me gusta mucho su estilo de juego, sus jugadores, su público y su historia”. Echando la vista atrás, Rijkaard no recordó haber jugado jamás contra el Liverpool pero sí memorizó sus sensaciones de pequeño: “En mi infancia recuerdo el juego de sus equipos que estaban basados en el primer toque. Era un placer verlos jugar”, declaró.

Por todo ello, el técnico se mostró ansioso de que llegue la hora del partido porque “a todos nos hace ilusión jugar contra un equipo así. Será un partido muy interesante. No sólo la ida sino también la vuelta”.

No quiso pronunciarse si, como Gianluca Zambrotta o Deco, aceptaba un 1-0. El técnico holandés indicó que prefiere no pensar de este modo. Su preocupación es constatar la mejora del juego del equipo y “si estamos bien podemos ganar el partido y debemos hacerlo. Ya veremos que resultado habrá. Decir que me gustaría una cosa u otra son frases sin sentido. Ganará el mejor”, dijo.

El técnico no ve muchas diferencias entre el planteamiento de este encuentro en comparación con el de Valencia. La idea general, según Rijkaard, se mantiene: “Intentaremos salir a la cancha para dar la mejor imagen para nuestra afición e intentaremos lograr un buen resultado”, dijo.

Agregó que el equipo azulgrana saltará al campo “para jugar lo mejor que sabemos y dar lo mejor a nuestra afición”. Por último, rechazó comparar el estado de forma actual del equipo con el demostrado la pasada temporada a estas alturas: “Veo a un grupo que está trabajando bien. Es otra situación. Veo motivación muy buena por parte de los jugadores”, concluyó en una de las ruedas de prensa en la que se mostró más parco en palabras.

Anuncios