Barcelona, lejos de su nivel, no mostró el potencial necesario para dar vuelta el resultado y quedó eliminado en la Liga de Campeones pese a ganarle por 1-0 a Liverpool en el choque de vuelta (había caído 1-2 en la ida) de los octavos de final. De esta forma, el certamen despide al defensor del título.

El conjunto catalán no tuvo su mejor tarde. Desde el arranque, el entrenador Frank Rijkaard sabía que tenía un duro compromiso, y por ello dispuso un equipo sumamente ofensivo con un sistema 3-4-3. Pese a ello, con Lionel Messi entre los titulares, acompañado por el brasileño Ronaldinho y el camerunés Samuel Eto o, el Barça no mostró reacción ante la presión de Liverpool, que dominó las acciones y supo aprovechar el resultado obtenido en el Camp Nou.

Liverpool aprovechó cada minuto y dejó al desnudo la falta de fútbol de su rival, demostrando claramente la supremacía en el primer tiempo, con un alto nivel que le permitió mantener el marcador en cero, pese a contar con la mayoría de las chances.

En el complemento el juego fue más parejo. Barcelona, con la necesidad de revertir el resultado adverso del choque de ida, salió decidido a buscar el arco de Reina. Por su parte, el conjunto inglés jugó con la ansiedad de su rival. Sin embargo, a los 29 minutos Gudjohansen puso en ventaja a su equipo y revivió la ilusión de los hinchas catalanes.

Esa misma ilusión que se había despertado en la mitad del segundo, no perduró mucho más. Barcelona no reaccionó y terminó sufriendo la eliminación en la Liga de Campeones en manos de Liverpool, un justo ganador del pase a los cuartos de final.

Anuncios