El argentino Lionel Messi se graduó como ídolo del Barcelona de España, al marcar los tres tantos con los que su equipo le empató a Real Madrid, en una edición del clásico del fútbol español, jugada ante 97 mil personas en el estadio Camp Nou, por la 26ta. fecha de la liga local.

El rosarino, figura excluyente, igualó el clásico en forma definitiva a los 45 minutos del segundo tiempo cuando inició una jugada personal del centro a la izquierda del ataque, eludió a Iván Helguera y cruzó el remate ante la salida del arquero Iker Casillas.

En la primera parte, el argentino había marcado los dos empates parciales con dos zurdazos dentro del área: el primero junto al palo derecho a los 10m. y el segundo cerca del travesaño, a los 27m.

Real Madrid, que tuvo a los argentinos Fernando Gago y Federico Higuaín entre los titulares, estuvo siempre adelante en el marcador con dos tantos del holandés Rud Van Nistelrooy (4m. y 12m.PT, de penal) y otro de Sergio Ramos (27m.ST).

El conjunto catalán, que comparte transitoriamente la punta con Sevilla (50 unidades), jugó un tiempo en inferioridad numérica por la expulsión del defensor Oleguer (45m.PT), tras una violenta falta a Gago.

Messi, de 19 años, ingresó en el selecto grupo de jugadores que hicieron tres goles en un clásico español. El último que lo había conseguido para Barcelona fue el brasileño Romario en la goleada por 5-0 en la temporada 1993/1994.

El argentino recuperó en el derby la explosión y la calidad que lo postularon como una de las mayores promesas del fútbol mundial, desde su debut en primera división a los 17 años.

Anuncios