Unas horas después de haber marcado uno de los goles de más bella factura que se recuerda en el fútbol, el jugador argentino aprovechó para obsequiarle el tanto a un enfermo y hospitalizado Maradona.

“Todo lo que sea bien para Diego, mucho mejor”, dijo. Messi sigue con la misma prudencia, la misma sonrisa y la misma timidez que siempre. A pesar de ser el gran protagonista, de estar en todas las portadas por el gran gol que marcó ante el Getafe, un tanto que recuerda al que consiguió Maradona en el Mundial de 1986, Leo Messi quiere quitar trascendencia al tanto: “Me dedico a jugar. Para mí ya quedó atrás. Estoy contento, pero pienso en el siguiente partido”, dijo.Lo quiera o no, las similitudes con el tanto de Maradona son evidentes. 20 años después, Leo emuló a Diego. 11 segundos, 13 toques y 5 regates para recorrer 58 metros; 10 segundos y 62 metros los que hizo Maradona con el mismo resultado: un gol para la historia.

¿Es un regalo para Maradona?, se le preguntó y Messi explicó que “todo lo que sea bien para Diego” siempre es “mucho mejor”. Leo desea que Maradona salga lo antes posible del hospital, donde el histórico ’10’ está ingresado a causa de un problema hepático.

“Diego es alguien que siempre me apoyó, me hizo muchos elogios. Espero que se recupere rápido, es lo que quiere todo el país y todos los fanáticos del fútbol”, indicó Messi, quien de esta manera quiere “mandarle” toda su fuerza y “todo su cariño” a Maradona.

Messi explicó que nunca se le había pasado por la cabeza calcar el gol de Diego. “Sólo pensé en ir hacia adelante, en buscar la portería y no me di cuenta de que podía ser una jugada parecida. Se habló después, en el momento sólo pensé en festejar, en la alegría por haber hecho un gol”, aseguró.

Asegura que durmió bien “igual que siempre, igual que después de cualquier partido” y que sólo ha visto repetido el gol una vez. “No me he puesto en pensar en nada más. ¿Si los defensores a partir de ahora serán más contundentes? Serán igual, intentarán marcarnos lo mejor posible. Voy a seguir jugando como siempre”, añadió.

Messi afirma que en ningún momento se paró a pensar en el gol. “Escuché y vi que se comparaba con el de Diego, pero yo me mantengo al margen. Mi objetivo es seguir aprendiendo”, agregó el delantero barcelonista.

En su cabeza, recuerda que recogió el balón del medio campo tras un pase de Xavi. La secuencia la explica así: “Dejé atrás a los defensores, vi espacio, mucho espacio para correr. Llegó el último defensor, vi hueco y me fui para adelante. Siempre busco la portería, después llegué e intenté finalizar”, agregó.

Recibió muchas llamadas de felicitación, pero se queda con las de su familia. “Siempre están conmigo, para lo bueno y lo malo. En el campo, con los compañeros no se habló de nada, pero en el vestuario todos bromearon al respecto y Deco me dijo que el gol que había marcado era mejor que el de Diego”, añadió.

No considera que su gol sea el mejor de la historia del Barça. “Hubo muchos goles buenos, importantes, y tengo compañeros que han hecho grandes goles como Ronaldinho y Eto’o”, insistió Messi, quien comentó que Ronaldinho le había felicitado: “Me dijo que fue un golazo”.

Messi asegura que no recuerda haber marcado antes un gol así y comentó una anécdota sucedida tras el partido. Igual que Héctor Enrique reclamó la asistencia en el gol de Maradona en el Mundial de México 1986, Xavi Hernández también reclamó, medio en broma, su participación en la jugada de Messi.

“Xavi me ha dicho que en todos los grandes goles se habla mucho de quien lo marca, pero no de quien da el pase”, explicó con ironía Messi.

Anuncios