Un diario catalán recoge las tristes horas del jugador una vez consumada la derrota de la Selección en la Copa América. Los planes del rosarino antes de volver a la acción

En Barcelona siguen cada paso de Lionel Messi conscientes de lo que el rosarino representa para el club catalán y para el futuro del fútbol mundial. El tema es estar así en las buenas como en las malas, y de eso se trató el registro de los momentos más duros en Venezuela.

El diario Sport se encarga de la crónica del día después de la eliminación de la Selección Argentina de la Copa América. Indica que la derrota no impidió que unos treinta fanáticos se le abalanzaran a La Pulga para pedirle un autógrafo a la salida del hotel de Maracaibo.

Agrega que pasan algunos jugadores del seleccionado “pero todo el mundo está expectante de Messi, quien aparece cargando su maleta junto a Dady, el masajista de la selección y ahora su apoyo en horas de dolor”.

“La cara del rosarino lo dice todo. Está triste. Demasiado triste. Y no lo consuela ni el premio al mejor jugador sub’23 que le otorgó la Conmebol tras la finalización del torneo”, prosigue.

Y luego reproduce las declaraciones del delantero sobre el fatídico partido ante Brasil: “El gol de Brasil a los cuatro minutos nos hizo daño y tras el remate en el poste de Riquelme, no pudimos controlar el partido en ningún momento”.

Cuenta que tras el golpe recibido Messi fue consolado por Juan Sebastián Verón, Hernán Crespo y por el propio entrenador del equipo nacional, Alfio Basile, “quien lo tomó del hombro, le pasó la mano por encima de la cabeza y le dio un beso en la mejilla”.

Al igual que el resto de sus compañeros, Lio se sacó la medalla pocos segundos después de haberla recibido, consigna el mismo diario, que analiza: “Nadie más que él merecía la Copa América y el premio al mejor jugador que, finalmente, quedó en manos del madridista Robinho, gracias en gran parte en los seis goles conseguidos a lo largo del torneo, más allá de su actuación en la final, que fue bastante discreta”.

Lo que viene
Messi regresó a la Argentina tras la derrota en la Copa América y, según el mismo diario, sus deseos pasan por tomarse unos días de vacaciones junto a sus padres y hermanos en bariloche para luego irse al Caribe. También tiene pendiente la filmación de una publicidad en China.

 

Anuncios